Existen dos tipos de instalaciones solares, las solares térmicas y las solares fotovoltaicas:

Las instalaciones solares térmicas calientan agua con el calor que emite el sol y producen agua caliente para uso cotidiano.

Las instalaciones solares fotovoltaicas producen electricidad a través de los fotones del sol.

Por lo tanto, en instella solo ofrecemos instalaciones solares fotovoltaicas. Ya que la electricidad se puede utilizar para cualquier uso, incluso calentar agua.