La amortización habitual en el autoconsumo de hogar oscila entre los 7 y 12 años.

La amortización habitual en el uso comercial y agrícola oscila entre los 5 y 8 años.

Esto no quiere decir que siempre sea así,  todo depende del uso de la energía que se haga en horas de sol.

Y si parece mucho, no hay que olvidar que una instalación fotovoltaica esta diseñada para tener una vida útil de 25-30 años.

Los sistemas fotovoltaicos son cada día más rentables gracias a la reducción de los precios del material fotovoltaico en contraposición al aumento constante de la factura eléctrica, los cambios normativos favorables al autoconsumo impulsados por la necesidad de un cambio energético y el descuento del IBI en algunos ayuntamientos.